Última Etapa

Con la obra “Pintor en el estudio” se abre en 1979 la última etapa en la obra de Carlos Mensa, determinada por la investigación de nuevos caminos. El cromatismo se hace cada vez más refinado y brillante, con una voluntad casi tridimensional que se contrapone a la aparición de la técnica del “non finito”, creando contrastes ambientales. Las deformaciones de los rostros desaparecen y el símbolo de la máscara queda relegado a segundo término. En este período desaparece el clima de violencia de obras anteriores y en su lugar aparecen ciertas atmósferas enrarecidas de contemplación mutua. Crea obras con grandes paralelismos con figuras de la pintura clásica, que actualiza insertando su mensaje crítico.

Leer más